Quédate en la casa

A marzo de 2020, literalmente casi todos los paises que componen nuestro planeta y, al igual que una películas de ciencia ficción, están tratando de detener el Covid-19. No necesito decirte que es, sólo un alienígena podría ignorarlo.

Algunos sienten miedo, otros conjeturan, otros ignoran, pero la mayoría opina. Se usan las redes sociales para dar información obvia, repetida y tambien falsa. Para decirte que debes quedarte en la casa, para mostrarte como te debes lavar las manos o que hay muchas cosas en que aprovechar el tiempo, ¿cómo? no has cocinado, tejido, escrito, visto, leído y ejercitado? Y no falta el que encontró el nirvana con sus clases online de meditación.

Yo? aturdida, porque todo huele a fin de mundo, al mundo conocido por lo menos, a apocalipsis sin glamour. Donde las decisiones las toman otros y uno ve cómo lo que creyó que eran ladrillos, ahora son simples naipes que se desploman. El futuro adquiere su real dimensión de incertidumbre y ya no existen espejismos de planes certeros, sólo algo como un deseo vago, como un anhelo con tintes a rezo.

Esta pandemia ha arrasado desde oriente y, dejando todas las huellas posibles sin pudor, ha obligado a todos a detener la máquina, la máquina económica, la máquina interna que vive en el futuro y por supuesto, la máquina que deja para mañana lo que podías hacer hoy.

Detenerse es la consigna. Y la masa de gente que grita en Twitter, y uno queda así aturdido, sin saber que pensar. Estamos detenidos, pero sin silencio.

Entonces me doy cuenta cómo mi propio pensamiento da vueltas en círculos y atraviesa el mismo puente y mira la misma ventana, la del silencio.

Y es así cómo aparece nuevamente la fotografía frente a mi, porque en un universo donde todo lo hago por el resultado y me auto exploto por tratar de ser “productiva”, fotear es absolutamente contracorriente, es puro proceso, puro silencio sin destino, un lento caminar que resuena mejor con el cómo presenciamos la historia, porque yo la quiero mirar de frente y aunque sea unos minutos o sea una ilusión, la quiero habitar en silencio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s